Es de Ronda y se llama
Joaquín Peinado
Tan fina y seriamente
quién ha pintado?
Qué alto y severo,
si este pintor fuera torero!

Rafael Alberti

Rafael Alberti


El arte del toreo
fue maravilla
porque lo hicieron juntos
Ronda y Sevilla.

Unieron dos verdades
en una sola
con Illo y con Romero
Sevilla y Ronda.

De Sevilla era el aire
de Ronda el fuego:
y los dos se juntaron
en el toreo.

 

 

José Bergamín

José Bergamín


El Islám, que fue espadas
que desolaron el poniente y la aurora
y estrépitos de ejércitos en la tierra
y una revelación y una disciplina
y la aniquilación de los ídolos
y la conversión de todas las cosas
y la rosa y el vino de sufie
y la rimada prosa alcoránica
y ríos que repiten alminares
y el idioma infinito de la arena
y ese otro idioma, el álgebra

y ese largo jardín, las mil y una noches
y hombres que comentaron a Aristóteles
y dinastías que son ahora nombres del polvo
y Tamerlán y Omar, que destruyeron
es aquí, en Ronda
en la delicada penumbra de la ceguera
un cóncavo silencio de patios
un ocio del jazmín
y un tenue rumor de agua, que conjuraba memorias de desiertos

 

 

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges


(...) paseando por Ronda al atardecer, los cipreses, los palacios, todo el aire no lejano de las Cortes de Cádiz; y un cielo de color inexpresable, ni gris perla, ni plata; una sospecha de levísimo celeste que cierta fuerza blanca de la luz borraba y compensaba con su irradiación.

Luis Cernuda

Luis Cernuda


Serranía redonda,
plaza de Ronda.
Y la luz del toreo
mide su onda.
(...)
Tu vences, paz de Iberia,
mi Ronda pura,
plaza de luz sin feria,
rosa que dura.

 

Gerardo Diego

Gerardo Diego


Las casitas de esta calle de Ronda, con sus cierres en la planta baja, parece que crían barriga.
Estas otras tienen los cierros altos... Inclinan la frente. De uno a otro lado de la calle diríase que se quieren acercar, para comunicarse una confidencia maliciosa, sobre el transeunte que pasa.

Eugenio D’Ors

Eugenio D’Ors


 

Salud y paz, peñascos, montes, breñas,
arboledas, corrientes;
salud, paz y alegría,
nobleza, amigos, sangre, patria mía

Vicente Espinel

Vicente Espinel


 

(...)Las niñas venían gritando
sobre pintadas calesas
con abanicos redondos
bordados de lentejuelas.
Y los jóvenes de Ronda
sobre jacas pintureras
los anchos sombreros grises
calados hasta las cejas.
La plaza, con el gentío
(calañés y altas peinetas)
giraba como un zodíaco
de risas blancas y negras.
Y cuando el gran Cayetano
cruzó la pajiza arena
con traje color manzana,
bordado de plata y seda,
destacándose gallardo
entre la gente de brega
frente a los toros zaínos
que España cría en su tierra,
parecía que la tarde
se ponía más morena.
(Mariana Pineda)

 

 

Federico García Lorca

Federico García Lorca


 

Avistamos Ronda. Estaba enriscada en la sierra, como una prolongación natural del paisaje y, a la luz del sol, me pareció la ciudad más hermosa del mundo.

Juan Goytisolo

Juan Goytisolo


 

Es a Ronda a donde habría que ir, si vais alguna vez a España a pasar una luna de miel o con una amiguita. La ciudad entera y sus alrededores son un decorado romántico.
(...) Bellos paseos, buen vino, excelente comida, nada que hacer...

Ernest Hemingway

Ernest
Hemingway


 

“¿Dónde aquel embeleso, aquella ansia de ciudad típica andaluza, de mejor pueblo, aquella seguridad para después, aquel tiempo detenido?. Esta es, aquí está Ronda, Serranía de Ronda.”

“Ronda alta y honda, rotunda, profunda, redonda y alta...”

Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez


... y Ronda con las viejas ventanas de las posadas los ojos que espían ocultos detrás de las celosías para que su amante bese los barrotes de hierro y las tabernas de puertas entornadas en la noche y las castañuelas y la noche que perdimos el barco de Algeciras el guarda haciendo su ronda de sereno con su linterna y oh ese horroroso torrente profundo oh y el mar el mar carmesí a veces como el fuego y las gloriosas puestas de sol y las higueras de los jardines de la Alameda sí y todas las extrañas callejuelas y las casas rosadas y azules y amarillas y los jardines de rosas y de jazmines y de geranios y de cactos.
(Ulysses)

 

James Joyce

James Joyce


En Ronda, uno de los "Tajos" más impresionantes de la tierra. Se diría que algún cíclope intentó allí hacerle al planeta una operación quirúrgica que luego abandonó, dejando al enfermo sin coser.
En Ronda hay muchas calles que debieran llevar rótulo turístico: "Al caos". En cualquier paisaje o camino que se ofrece al turista se le indica que llegará imperativamente "a la Catedral", "al Museo". Pero en Ronda hay muchas calles que llegan a nosotros mismos. El Tajo no tiene compromiso con los guías. Uno se asoma a él y puede encontrar en el fondo miedo, vaticinios, oraciones o versos.

 

José María Pemán

José María
Pemán


Plaza de toros de Ronda,
temprana luna que anilla
la múltiple maravilla
de la ciudad alta y honda;
luna de piedra redonda,
caída como una flor
de oro, en la piedra, el verdor
de la altiva serranía;
¿qué será, luna bravía,
de tu mágico fulgor?

 

Pedro Pérez Clotet

Pedro Pérez Clotet


Sube el blanco camino
reptando de Ronda a Grazalema.
Salva los campos de labor, se pierde
hacia las duras piedras.
Montes quiebran el cerco de los montes
y con la Luz el corazón se aleja.
Vuelve y es en mis ojos universo
pequeño y bravo la ceñida tierra!

 

Dionisio Ridruejo

Dionisio Ridruejo


“... el incomparable fenómeno de esta ciudad, asentada sobre la mole de dos rocas cortadas a pico y separadas por el tajo estrecho y profundo del río, se correspondería muy bien con la imagen de aquella otra ciudad revelada en sueños. El espectáculo de esta ciudad es indescriptible, y a su alrededor, un espacioso valle con parcelas de cultivo, encinas y olivares. Y allá al fondo, como si hubiera recobrado todas sus fuerzas, se alza de nuevo la pura montaña, sierra tras sierra, hasta formar la más espléndida lejanía.”
"...por eso fue un maravilloso acierto haber dado con Ronda, en la cual se resumen todas las cosas que yo he deseado: una ciudad española atalayada de un modo fantástico y grandioso..."

 

Rainer María Rilke

Rainer María
Rilke


Plaza de toros de Ronda,
la de los toreros machos,
pide tu balconería
una Carmen cada palco;
Un Romero cada toro,
un maestrante a caballo
y dos bandidos que pidan
la llave con sus retacos.
Plaza de toros de Ronda,
la de los toreros machos.

 

Fernando Villalón

Fernando Villalón