Las actividades artesanas han representado en la Serranía de Ronda una larga tradición cubriendo un amplio abanico que va desde la talla de la madera, la cerámica, la forja, la talabartería, el cuero, el corcho, el esparto, la caña, etc.

 

Madera

La riqueza forestal de nuestra comarca ha permitido el desarrollo de una tradición artesana, sobre todo en la talla de maderas nobles como el nogal y el castaño, que data de finales del siglo pasado y principio del XX cuando se creó en Ronda la Escuela de Artes y Oficios de Alfonso XIII, financiada por la Duquesa de Parcent, creando escuela el maestro granadino Santiago Hernández que vino a Ronda con el encargo de restaurar la Casa del Rey Moro.

Actualmente encontramos buenos tallistas en Ronda y las tallas y muebles artesanales que nos ofrece, entre otros, la cooperativa Ciudad del Tajo.

Recientemente se ha creado una empresa municipal del mueble rondeño y se ha solicitado la denominación de origen del mueble rondeño.

Asimismo, en la Estación de Cortes de la Frontera se está desarrollando una nueva línea de mueble artesanal.

 

Cerámica

La tradición la han constituido los tejares y alfares, que en la actualidad la han retomado como material de construcción en el tejar de la Estación de Cortes de la Frontera; en Ronda ha derivado hacia una cerámica esmaltada en blanco.

Desde hace un tiempo la cooperativa formada por mujeres que salieron de la Escuela Taller de Ronda, realiza una cerámica artesanal; y en la Estación de Gaucín se trabaja la cerámica artística en diseños de murales y carteles, además de la aplicación en temas decorativos para la construcción.

 

Forja

Rejas, tiradores de puertas, herrajes para muebles de madera, etc. han sido realizados por los maestros herreros desde hace décadas encontrándonos ejemplos de ello en los bellísimos cierres de la Plaza de Toros y de la calle La Bola.

Actualmente quedan pocos artesanos que sigan con la tradición.

 

Talabartería

El oficio de talabartero viene ligado directamente a las labores del campo, y más concretamente, a los aparejos para animales utilizados en estos menesteres. Albaldones, enjalmas, pajeras, ropones, ataharres, cinchas, sobrejaramas y jáquimas son realizados por el artesano con materiales como la lona, zalga, badana, paja, centeno, lana y estambre cosidos con tramillas de cáñamo.

Hace unos 30 años había más de veinticinco talabarteros en Ronda dedicados a este oficio; en la actualidad solamente queda un par de ellos que mantienen viva esta antiquísima profesión.

 

Corcho, esparto y otros

El cuero y el corcho se trabajan en Cortes de la Frontera, el primero se usa como material de diseño y el segundo es empleado en utensilios para enseres del hogar.

El esparto y la palma se han trabajado en la comarca en casi todos los hogares del mundo rural para realizar canastos, alpargates, pleitas ... etc.

En la actualidad quedan unos pocos artesanos que se dedican a ello.

 

Agroalimentaria

La elaboración de alimentos de forma artesanal está muy arraigada en la comarca existiendo productos de gran calidad como las chacinas de cerdo ibérico en Arriate, Algatocín, Estación de Cortes, Benaoján y Montejaque, el queso de cabra en Cuevas del Becerro, dulces artesanos en El Burgo (rosquillas de alfajor, roscos de vino, cubiletes y empanadillas de cabello de ángel ... etc.), en Atajate el queso de almendra, los elaborados de castaña en Parauta y Benalauría, la miel de bosque en casi todos los pueblos de la serranía y licores caseros como el aguardiente de guindas y madroño o la famosa mistela de Arriate y el mosto del valle del Genal.


Artesanos de Ronda